lunes, 28 de marzo de 2011

Volviendo a los orígenes

“Como decíamos ayer…”.

Fray Luis de León - (1528-1591)


Después de un largo período de inactividad en el blog, en que ocupaciones personales y profesionales me han mantenido alejado de la publicación de artículos y tras una reflexión sobre los contenidos y el futuro del mismo, quiero regresar con un planteamiento fresco y directo.


La idea subyacente es convertir el blog en un espacio de diálogo con quienes se sientan atraídos por el mundo de la finanzas y quieran comprenderlo mejor o tratar de sacarle algún provecho, aportando sus comentarios, sugerencias, artículos... que ayuden a la divulgación e intercambio de ideas, conocimientos y experiencias en la blogosfera financiera hispana, creando así una comunidad con inquietudes e intereses similares.




Volviendo a los orígenes…

Quienes en un momento u otro de su vida se han acercado a los mercados con el afán de rentabilizar su dinero y han ido más allá de los productos que ofrecen las entidades financieras, la mayoría de ellos se ha documentado e informado de las posibilidades que ofrecen los mercados y han ido probando distintos métodos, sistemas, procedimientos…

Quien más, quien menos ha pasado por un proceso de sofisticación muchas veces errático, intentando ser más listos que el mercado o apoyando sus estrategias en creencias irrefutables, que los mercados se han encargado de tumbar y negar, con resultados que en muchos casos suelen ser frustrantes.

No es fácil para el operador novel comprender que la única verdad la dictan los mercados, que se trata de un juego de probabilidades y gestión del riesgo en que sólo puede controlar sus actos y que únicamente podrá tomarlo como negocio si  observa una disciplina férrea, un esfuerzo mayúsculo y un trabajo a diario que supondrá muchas privaciones y contratiempos.

Dicho esto, la mayoría que empiezan a operar en los mercados, tienen por objetivo ganar dinero, no se conocen lo suficientemente a sí mismos, ni saben lo que persiguen… el resultado de todo ellos son las contundentes estadísticas que hablan de un 95% de fracaso entre quienes se inician.


Así pues, un primer paso antes de definir estrategias sería preguntarse:

¿Quién soy y qué busco?


para ello puede ser de ayuda responderse con total honestidad a :
  • ¿Cómo reacciono ante las adversidades?
  • ¿Cómo soporto el riesgo?
  • ¿Cómo me influyen las emociones en las decisiones?
  • ¿A qué estoy dispuesto a renunciar? 
  • ¿Estoy dispuesto a reconocer y aprender de mis errores?
  • ¿Qué esfuerzo dedicaré?
  • ¿Qué busco realmente?
  • ¿Qué me atrae más allá del dinero?
  • ¿Qué metas me marcaré?
  • ¿Me siento más a gusto tomando mis propias decisiones?
  • ¿Dedicaré tiempo y esfuerzo a adquirir habilidades y conocimientos?
  • ¿Buscaré a alguien que me oriente?
  • ...


El resultado del trading en los meracados podrá ser el ganar o no dinero, pero nunca estará entre nuestros objetivos, los cuales deberán ser mucho más prácticos, planificables, medibles y que podamos controlar.

Estas cuestiones que pueden parecer banales al inicio de una formación en trading, cuando se tiende a dedicar más esfuerzos a aprender métodos, sistemas y técnicas, son de vital importancia para la supervivencia en el largo plazo y convendría reflexionar sobre ellas.


Seguramente los lectores tendrán su propia visión de si es o no conveniente reflexionar y tener claras estas cuestiones y les animo a que inicien el debate en los comentarios.


Artículos relacionados:

Formación para traders: ese objeto de deseo
Fases de Desarrollo de un Trader



Salut y €!

2 comentarios:

sadacaal dijo...

Efectivamente, creo que cuando se esta aprendiendo en esta profesión el dinero es lo que menos importa, hay que saber ser un profesional, y como en todas los trabajos lo mas importante al principio creo que es el saber hacer bien tu trabajo, ya que si no es asi nadie te contratará, esto el trading no es difirente.
En mi caso ni el dinero ni los mercados son un fin, es un medio para llegar a mi fin.

Gracias por el artículo.

Trading de Guerrilla dijo...

@sadacaal, efectivamente el dinero no es un objetivo para estar en los mercados, aunque parezca una paradoja es así.

Cualquiera que aspire a llegar a la consistencia en el trading deberá conocerse, buscar y estudiar un sistema de "lectura" del mercado que le aporte una ventaja, definir los objetivos y centrarse en el proceso de conseguirlos. Aunque enumerarlo sea fácil, el reto difícil es tener la disciplina y dedicar el esfuerzo para ello.

Saludos y suerte!
Lluís